14 de mayo de 2011

Manchester United Campeon Premier League 2011




El Manchester United logró hoy su decimonoveno título de Liga tras empatar 1-1 con el Blackburn Rovers gracias a un penalti cometido por el portero Paul Robinson sobre el mexicano Javier Hernández en la segunda parte, que Rooney supo resolver de manera magistral.

El United pagó caro el descanso de Edwin van der Sar, su portero titular, al que Alex Ferguson quiso cuidar esta semana para no agotarlo en exceso antes de la final de la Liga de Campeones, el 28 de mayo.

El polaco Tomasz Kuszczak fue el encargado este sábado de salvaguardar la meta de los "diablos rojos" en el partido en casa del Blackburn Rovers, correspondiente a la trigésimo séptima jornada de Liga.

Un minuto y medio fatal, el único de descuido en el Manchester, permitió una opción de gol al Blackburn que le vino demasiado grande al suplente Kuszczak, de 29 años. Se equivocó en el cálculo y, por no despejar a córner y evitar un peligro inminente, tomó la decisión más perjudicial del equipo.

Exceptuando ese instante y el minuto previo, el Blackburn perdía en todas partes menos en el marcador. La posesión de balón desvelaba cifras arrolladoras: el Manchester tuvo el esférico el noventa por ciento del primer tiempo frente a un diez por ciento del rival.

Van der Sar, el holandés de 40 años que se retirará al acabar esta temporada, fue testigo del error de su compañero y del dominio de su equipo desde las gradas, donde se sentó junto al coreano del plantel Park. Ambos, ataviados con trajes de chaqueta oscuros, proyectaron una seria imagen, poco habitual en su vestuario de una jornada sabatina.

Tras la reanudación, el Manchester siguió creciendo, aunque volvió sufrir unos minutos de debilidad cuando el Blackburn estuvo a punto de aumentar su ventaja, a media hora del final. Ingresó el veterano Paul Scholes, en sustitución del brasileño Fabio da Silva, pese a que este último estaba funcionando muy bien por el lateral derecho.

El momento cumbre del partido llegó en el minuto 69, de la mano de "Chicharito". El delantero mexicano Javier Hernández se dirigía a puerta con el balón y el portero del Blackburn, el inglés Paul Robinson, se sintió tan amenazado por la cercanía de la joven promesa que salió en el instante más inoportuno a detenerlo.

Metió el brazo entre sus piernas y Hernández tropezó. Acabó en el suelo y, pese a que el juez de línea no había levantado el banderín, el árbitro dio la razón al Manchester y lo congratuló con un penalti a su favor.

El encargado de ejecutarlo, Wayne Rooney, acertó e igualó el marcador.

A partir de entonces, el United sólo tenía que defender. El empate le era suficiente para proclamarse campeón de Liga.



Comparte este articulo

Esto te puede interesar



No hay comentarios.: